Situación, ofertas y problemas de la Fundación

Convenios del año 2006

Fuentes de Financiación de la Fundación:

Hospedería Duques de Medina Sidonia

P. Condes de Niebla nº 1 (cerca de la Iglesia de la "O")
Sanlúcar Bda.    Telf:956 360 161 Fax: 956 369 608

Habitación doble con  desayuno (IVA incluido) 

65 a 105 €

Publicaciones de la Fundación

En venta en la Fundación. Pedidos por E-mail y Fax

Envíos contra reembolso

 


Digitalización. Mensaje a Microsoft

Las huellas del pasado se han conservado, porque el papel es soporte indestructible, a poco que se cuide. Y la tinta que usaron indeleble.  La informática ha permitido poner el conocimiento que llegó hasta nosotros, a disposición de todos. Pero los que hoy es un hallazgo de valor inapreciable, puede convertirse en catástrofe, en especial para nuestra época, si persiste la idea el principio de inmediatez. Comprendo que la sociedad de consumo, dominada por la economía como valor, exija buscar lo perecedero, para obligar a renovar y en consecuencia consumir. Pero se ha de tener en cuenta que la cultura está muy por encima. Que el "hombre" es algo más que vulgar "motor del mercado". Que merece preservar el recuerdo de su forma de vida. De su obra. Y que ninguna de las dos cosas "da dinero".

Serían estas consideraciones suficiente, para que una empresa que se ha universalizado por la utilidad de su productos, busque - que a su alcance está - y comercialice, un sistema que permita conservar las grabaciones y el programa utilizado, para la eternidad. Teniendo en cuenta el esfuerzo que significa para unos pueblos y países, que tienen otras necesidades, siempre perentorias, conservar su memoria y el recuerdo de obras, con las que puede acabar cualquier catástrofe. Necesidad por cierto acuciante, en época de guerras.

Cuando trabajábamos con el 4.0 me vinieron a ofrecer un lector. No me servía. Para el archivo lo que necesitaba era una maquina, con la pudiese fotografiar a mi perro. "Las letras del documento son como los pelos de mi perro", expliqué. Años más tarde empecé a digitalizar con una Mavica. Después pedí, esta vez al Altísimo, que todos los archivos se subiesen a Internet, en reproducciones lo suficientemente claras, para que sean legibles. Se está haciendo. Ahora pido un soporte, que sea imperecedero. Aseguro, además, que quien lo consiga ganará dinero. Nadie quiere que sus fotografías caduquen. Mucho menos cuando esté muerto.

Volver